Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 marzo 2010

MI FIESTA DE INAUGURACIÓN

Tengo una fiesta montada en mi Castillo, es una fiesta de bienvenida.
Hay comida, bebida y una gran pista de baile decorada con cadenetas y lucecitas de colores… También he colocado algunas velas por si se tercia algún momento más íntimo , pero de momento estamos empezando…
 La sala está repleta de gente de todo tipo: Ha llegado gente de la escuela de arte dramático, amigos de la infancia que pasé en uno de los pueblos más entrañables de la sierra de Cádiz, compañeros de piso, todos mis ex, los amigos de mis ex… y la búsqueda… ¡Ostia! ¡Un bicho macarra con alas de ángel! “Ven y dame un abrazo, no sabes cómo te echaba de menos”… Y puntuales, como siempre, las lágrimas de la desesperación, las del desamor y de la emoción contenida, y por separado un desatado y agónico pulso vestido de primavera, el olor del jazmín, las hormigas de la primera mirada… y el estornudo de la alergia, claro. En mi fiesta no podía faltar mi precioso abrir de ojos en la sala del despertar y el olor a mar de las playas malagueñas mezclada con los espetos y la arena, las nebulosas noches de estudio en los sótanos de una biblioteca, números y más números y ecuaciones… La depresión y la búsqueda… Los interrumpidos saltos mortales en el barco pirata de Isla Mágica y los vuelos por aquella borda agarrada de la cuerda del mástil, el único momento en el que hice llorar a mi hermano con una gran verdad, vaticinio de nuestra gran verdad, la pasión por la danza, la huida hacia delante, los compañeros de mis distintos grupos de música ¡todos tocando a la vez esta noche!… mi primer contacto sensual… y mi primer contacto sexual… la pesadez de estómago antes de averiguar que todo tiene un límite, el remolino de emociones antes de mis primeros ensayos como corista soul, la sordidez de la noche que pasé acompañando a aquella prostituta insomne, hasta arriba de coca, y su cuerpo desnudo muerto de miedo frente a mí suplicándome que no me fuera, que no quería estar sola… los compañeros de aquel curso tan divertido, las hogueras en el campo, la estrella fugaz a la que pedí que se cumpliera mi gran sueño… todas las noches que pasamos a escondidas en tu habitación, la madrugada que me fui de casa en pijama y llorando, sin rumbo con el coche, en estado de shock, los suaves roces de la gente de aquella discoteca perdiendo el control, el flotar sobre el suelo del escenario en mitad de una actuación, la cálida lluvia de aquella fría noche en la que mi corazón voló dejándote atrás, para no volver más… porque no volvió… El calor en aquel museo de París mientras me mirabas y el corazón que grabaste luego en aquel árbol, el dolor de ver dolor, el temor a entrar en casa y encontrarte de nuevo con otra, y de nuevo, la pesada búsqueda interminable de algo más… El beso que soñé de mi padre mientras “dormía”, los ojos desorbitados de las fieras nocturnas en el garito de la perdición, el precioso valle al que “viajé” para recuperar a ese niño que perdiste y el posterior quiebro al describirte con todo lujo de detalles ese lugar sólo conocido por ti, sólo visto a través de tí, la decepción y de nuevo la búsqueda… el suave escalofrío del aura en aquella fresca catarata de la mano de doña sorpresa, la risa de mis sobrinos, todos juntos, todos mis compañeros de teatro, la cara descompuesta de mi madre cuando tenemos dificultades y a su lado el deseo de  vibrar con alguien como se merece, la belleza de contemplar tu sonrisa de ojos verdes, el vértigo antes de saltar por la ventana, antes de volar, volar … volar como vuelo ahora al ritmo de la música de mi fiesta, porque no puedo dejar de bailar… es curioso, siempre me pasa lo mismo, mientras los demás se ponen al día, se cuentan batallitas, yo dibujo formas arbitrarias en el aire… me dejo llevar …  lineas de colores y de texturas inimaginables … no puedo dejar de bailar, no puedo dejar de volar…
Hoy se inaugura mi castillo y no puede faltar nadie. Venid,  estáis todos invitados, sólo necesitais una cosa, dejar vuestra huella en la entrada.
“Rehuye de las terribles limitaciones de aquellos que sólo buscan lo que tiene sentido y busca a los que construyen sus verdades inventadas”
La persona que me prestó la frase ya tiene su entrada, ven y te enseñaré a bailar.
Anuncios

Read Full Post »

ABRIENDO EL PASADIZO.

Bien, supongo que es necesario de vez en cuando… desvariar…

Yo lo necesito, o mejor dicho mi otro yo lo necesita, pero no puede hacerlo con nadie. Antiguamente tenía amigos y muuuucho tiempo, antiguamente escribía mi diario en cuadernos de cuadritos celestes y cada frase estaba escrita con multitud de palabras clave para que nadie pudiese leer con corrección su significado, (para mi hermana era muy divertido hurgar en mis pequeñas batallitas veraniegas). Pero ahora… todo es distinto, tengo amigos, amigos de muchas clases, amigos de la infancia, de la adolescencia, todos ellos lejanos a mi, otros muy interesantes se quedaron en el recuerdo de la facultad de física, otros pocos algo más íntimos están fuera de órbita  y a los más cercanos no quiero hacerlos tan cercanos además no tengo tiempo hoy en día para domesticar a nadie, el trabajo sólo me deja para el impás de pequeñas esperas y a mi cerebro no se le puede dejar muy suelto porque se va de parranda. Así que he tomado una determinación inaudita en mí. 
Soy totalmente contraria a escribir en este medio, sobre todo porque escribiendo es del único modo que se despierta ese mundo paralelo que guardo con recelo, no soy partidaria de que todo el mundo sea conocedor de cada impulso interno, de cada trastada emocional y personal, pero no me queda otra. 
Soy consciente de que la imaginación me la juega con asiduidad y espero de las personas cosas que no existen sino en mi subconsciente.
Busco un sin sentido que no hay sino en mi imaginación y como de ello estoy segura voy a tomar la decisión de no compartir nada y de compartirlo a su vez todo.
Voy a dejar que fluya sola, libre. Aquí no tendrá escapatoria y tendrá que salir y de paso liberarme de esta mochila tan pesada y tan densa.
No cometeré más errores que no merecen la pena, ya no tendré que averiguar si las cosas han vuelto a decepcionarme o no porque todo el partido lo jugaré yo sola y mi otro yo podrá volar como se merece. 
Dicho está. Abiertas las puertas del castillo quedan. Cerrarlas al salir.

Read Full Post »

EL ALEPH

Veo un video, escucho la letra de aquella canción y me vienen imágenes tan bonitas como profundas, imágenes perdidas en el recuerdo. Se me queda el soniquete del estribillo que la acompaña, “donde está, mi corazón donde se ha ido a derrumbar”… quien me iba a decir a mi que una canción de un grupo al que no sigo iba a definir con tanta precisión esta anécdota en la que se ha convertido el torbellino.

El Aleph, un concepto tan complicado como sencillo de definir si hablas en el único idioma que es invisible a los ojos.

Read Full Post »

DE BRUCES

Una especie de maldición, una tortura…

Siempre digo que la desnudez física no significa gran cosa en comparación con la desnudez a otro nivel, a ese nivel que no suelo verbalizar sin pudor pues es demasiado elevada  para rebajarla poniéndole un nombre.
Sin embargo y en muy contadas ocasiones, he bajado la guardia, me he ido desprendiendo de abalorios insulsos que coloco cada día  para pertenecer a la trupe que conforma nuestro planeta y…
Hay una clase de seres a los que yo les llamo… iluminados, personas que tienen una especie de luz interior, que van por delante sin esfuerzo alguno y que curiosamente tienen una forma de fluir tan perfecta que dan auténticos escalofríos. Un día en el que se da la circunstancia de que te sientes mal, de que necesitas no sé qué que te angustia aparecen y Pum! todo cambia, tu interior da un vuelco, se reestructura…
Hace poco en el momento y lugar más extraños veo ante mí síntomas de algo conocido, de algo lejano pero inmensamente familiar y querido, es algo muy sutil pero inmensamente grande. No es algo que se pueda describir, es algo que se siente y que yo no sé si todo el mundo es capaz de apreciarlo pero es tan maravilloso que acongoja.
Las mismas preguntas sin respuesta, las mismas incógnitas, los mismos tesoros escondidos en aquella caja de madera que guardo en el desván forman un torbellino que se me lleva por delante a mi alma ansiosa de luz.
Sólo cuando ya he caido, cuando veo los destrozos es cuando soy consiente del error tan garrafal que he cometido y me veo como el guerrero que vuelve cansado y vacio a no se sabe dónde pues está tan perdido que no reconoce nada de lo que ve a su alrededor.
Una buena amiga me dijo acerca de esa clase de seres iluminados que aparecen para luego abandonarte cuando han cumplido su misión. “Siempre pasa Azu”, me dijo.
No pude evitar las lágrimas asintiendo que tenía razón…
Fue como ver una estrella fugaz, como un sueño de esos que tan bien conozco y que tenía ya casi en el olvido.
“A veces somos también nosotros los que ayudamos a otros Azu y terminado el trabajo volvemos a la rutina y a la guarida de la que partimos”…
Me niego, el topo que habita en esa guarida no soy yo, sólo es la imagen en el espejo, la imagen de lo que quiero que vean de mi, de lo que se espera de mi como ser urbano. ¡No soy yo!… entonces es cuando ese otro yo se vuelve a rebelar en contra mio e intenta reactivar la búsqueda a toda costa ansiando encontrar atisbos del innombrable nivel. Y como nadie está libre de equivocarse o de hacer volar a la imaginación por el deseo de encontrar lo que busca, cree ver lo que no es y se debilitan los nudos de aquellos cintos que visten nuestra vergüenza y pudor ante lo que imagina como agua limpia donde poder dejarse caer y ver a través de sus ojos la pureza de la vida… y vuelta de nuevo a caer en el fango como atrapada en esa maldición que me persigue desde que  apenas tenía 16.
De nuevo soy ese guerrero desubicado y solo que busca retazos de recuerdos perdidos de lo que fue en alguna ocasión, una luz sin apenas llama porque no hay nadie más que la alimente, que le de el valor que requiere para que tenga sentido…
En este mundo lleno de contradicciones, de preguntas sin respuesta y de gente que no es capaz de captar el detalle, que no es capaz de apreciar la sutileza del sentimiento más grande… en este mundo me encuentro yo hoy agónica, destrozada, cansada… pero tranquilos que mañana empezaré a surzir de nuevo mis vestiduras y saldré a la calle como siempre alegre y risueña y diré que aquella estrella fugaz que yo vi en el cielo, no fue nada, bah! un simple trozo de materia, un simple trozo de cometa que cruzó la atmósfera.

Read Full Post »